Seleccionar página

La tintaYa por el año 400 antes de Cristo los antiguos Chinos conocían el uso de la tinta negra, con la cual escribían mediante plumas y/o pinceles, pero su verdadero origen sigue hoy en día estando en discusión. La idea más comúnmente aceptada es que la inventaron los chinos a partir de tinturas vegetales naturales, pero aún hoy en día se conservan manuscritos chinos, pero también egipcios que muestran la existencia de una sustancia “suave” ideal para escribir como es la tinta.

Desde la antigua Roma los emperadores y reyes escribían con una tinta purpúrea a la que solo ellos tenían el derecho de usar. Esta tinta se fabricaba con la sangre de un molusco (murex) que producía la tinta púrpura. Cabe recordar que ya el emperador León Augusto dispuso por ley que la firma purpúrea era privativa de la majestad, ordenando que no se formasen con otro color que con el purpúreo las inscripciones imperiales. También se escribían algunos libros con letras de oro o plata, y fue tan común que en la historia de Constantino se hace mención del oficio de crisographos (escritores de letras de oro).

Más tarde los escribas medievales utilizaban tintas que principalmente se fabricaban de dos maneras diferentes, la primera era la mezcla de la negrura del humo con goma y agua, mientras que la segunda era una mezcla de sulfato ferroso con una poción de agallas de roble. También se escribían con tinta roja las letras mayúsculas para los títulos y sinopsis de los capítulos de las leyes.

En la Europa del Siglo XIII aparecen las primeras tintas de color, para lo cual se les incorporaban pigmentos y barnices que variaban según la superficie a imprimir.

Pero fue a partir del siglo XVIII que se popularizó la venta de tintas preparadas, ya que el arraigo de la pluma metálica requirió un tipo de tintas, que no corroyesen las plumas, distintas a las usadas hasta ese momento con la pluma de ave. Después, en el siglo XIX, se empezaron a introducir los colores provenientes de anilinas que resultaron ser aún menos corrosivos que los colores anteriormente empleados.

En la actualidad es comúnmente considerado que la tinta se utiliza en bolígrafos o plumas, aunque la verdad es que se utiliza extensivamente en toda clase de impresiones y con muchos formatos diferentes, por ejemplo hay tintas de imprenta que se acercan más a la pintura que a la tinta para escritura.

Tipos de Tinta
  • Hectográfica. Se trata de una tinta con gran concentración de tinte en una solución de glicerina o alcohol.
  • Metálica. Se fabrica con metal en polvo mezclado con una solución acuosa de goma arábiga. Sirve para rotular embalajes de metal.
  • Invisible. La tinta invisible no deja marcas cuando se escribe con ella, pero se hace visible con el calor. Algunos ejemplos son la formada por leche, el zumo de limón y la solución de cloruro de cobalto, que se torna azul con el calor y se desvanece cuando se vuelve a enfriar. Otras pueden manifestarse de forma permanente por medio de una radiación ultravioleta o por una reacción química.
  • Flexográfica. Se utiliza en películas de plástico transparente y en otros materiales plásticos.
    Tinta de anilina. Es una Tinta flexográfica que se utiliza en el celofán.
    Magnética. Esta tinta contiene una suspensión de óxido de hierro en excipientes muy viscosos, que permiten la captación de marcas, como por ejemplo en las máquinas de clasificación de billetes de banco.
  • Mimeográfica. Tinta con negro de humo o carbón en aglutinante oleoso.
  • Tinta de cintas mecanográficas y sellos de caucho. Estas tintas están compuestas principalmente de agua, pero con la glicerina necesaria para evitar que la tinta se seque en la cinta o en el cojinete.
  • Indeleble. Esta tinta es utilizada para marcar ropa y contiene nitrato de plata. Si se expone a la luz, al calor o a la acción química, deja marcados en los tejidos unos sedimentos de plata de color negro metálico.
Grupos de tintas
  • Para papel. Suelen ser de secado por evaporación, estando compuestas a base de resinas celulósicas o acrílicas.
  • Para textiles. Suelen estar basadas en formulaciones acuosas. Las resinas que se utilizan son del tipo acrílico.
  • Para P.V.C. Tintas formuladas con polímeros acrílicos y copolímeros vinílicos. Al igual que las tintas para papel, suelen tener propiedades autosolventes, siendo esta propiedad más o menos acusada dependiendo del tipo de polímero empleado. Estos tipos además son adecuadas para la impresión de metacrilato, poliestireno, policarbonato, A.B.S. y poliéster recubierto.
  • Para duroplastos, metales y vidrio. Suelen estar formuladas a base de resinas epoxi, poliuretano o alquídicas.

Y tú ¿sabes alguna cosa más sobre la tinta?