Seleccionar página

 

Fotomecánica digital

En esta entrada quiero hablar sobre algunos aspecto básicos del proceso de fotomecánica digital que tanto ha evolucionado en tan poco tiempo, y que aún lo sigue haciendo.

Resolución

Dentro de la reproducción de imágenes la resolución es uno de los grandes elementos, debiendo diferenciar entre la resolución de entrada y la de salida.

La resolución de entrada se define como el número de pixels que se van a capturar, bien sea con un escáner, cámara, etc. en un espacio determinado, y sobre el que suelen utilizar las “pulgadas” como unidad de medida. Esta medida se representa como dpi (dot per inch) o ppp (puntos por pulgada).

Para calcular la resolución de entrada correcta y evitar la aparición de problemas por falta o exceso de resolución, se utiliza la siguiente fórmula: La resolución de entrada debe ser igual a la lineatura final, multiplicada por 2 y dividida por el factor de ampliación.

Si nos olvidamos de esta regla y utilizamos una imagen con más resolución de la necesaria, lo único que conseguimos es tener un archivo de mayor tamaño en el disco, lo que ralentizará las máquinas y retrasará el trabajo, sin obtener por ello, en contra de lo que se cree, una mayor definición. Si por contra utilizamos una imagen con poca resolución, el resultado será un efecto de pixelación (cuadraditos formando la imagen), desenfoque y falta de nitidez, así como fatales retrasos y quebraderos de cabeza al tener que volver a obtener la imagen.

La resolución de salida se define como el número de pixels que se establecen por unidad de longitud. Lo habitual es que los dispositivos de salida para impresión trabajen entre 300 y 2540 ppp.

Lineatura

La lineatura es la cantidad de lineas de puntos que se generan en un espacio y también determinada habitualmente en pulgadas lpi (lineas por pulgada).

En contra de la idea general la lineatura viene definida por el tipo de papel que se utilice en la impresión y no por el tamaño de los puntos que se generan en la resolución. Esto es así por la diferencia de absorción de tinta entre unos tipos de papel y otros, pudiendo definir como estándar las siguientes lineaturas:

  • 80 lpi para papeles porosos
  • 133 / 150 lpi para papeles couche y offset.
  • 175 lpi para papeles de muy alta calidad y estucados.

La lineatura también es conocida como frecuencia de trama.

Ángulo de trama

Para evitar que las imágenes impresas que reproducimos pierdan detalle y aparezca el fatídico efecto “moiré” se utilizan tramas de puntos con diferentes ángulos para cada color básico de cuatricomía, generando un efecto óptico llamado roseta.

En la norma DIN 16547 se estableció que:

  • Para el color amarillo el ángulo de trama debería ser 0 ó 90.
  • Al color el negro se le asignaría el valor de 45 grados.
  • Para el cian el ángulo de trama se estableció en 15 ó 105.
  • Y para el magenta el valor asignado fue de 75 grados.

Cuando se trabaja con imágenes monocomáticas (de un solo tono) siempre se generan con puntos en un ángulo de 45º, ya que este ángulo es en el que menos se aprecia el motivo de la trama.

En el video que dejo a continuación podrás ver que es todo esto de lo que he estado hablando.

¿Te haya parecido interesante? Te animo a compartir tus comentarios al respecto sobre la fotomecánica digital.