Seleccionar página

Elegir tipografía

A la hora de la ponernos manos a la obra en cualquier proyecto de diseño gráfico hemos de seleccionar los principales agentes que intervendrán en el, tales como el color, las texturas o las tipografías, de cuyo objeto hablare hoy.

He de adelantar que elegir tipografías suele ser bastante complicado ya que la tipografía tiene un peso muy importante dentro de cualquier diseño, y si a esto le sumamos el gran abanico de posibilidades entre los que podemos elegir… Aunque si bien no hay reglas estrictas sobre cómo elegir tipo de letra ideal, hay muchos principios comprobados de donde podemos aprender y que nos ayudarán en la adecuada elección de la tipografía para nuestro proyecto.

Lo primero la legibilidad.

Sin duda el primer factor, el más básico e importante a la hora de elegir una tipografía es que ésta debe ser legible. No te quepa la menor duda que si un texto es difícil de leer, la gente no lo leerá.

La legibilidad se refiere al diseño del tipo de letra, y normalmente suele ser sencillo el determinar cuál de dos o más fuentes es la más legible. Por ejemplo, las tipografías decorativas suelen tener una legibilidad baja, por contra las tipografías diseñadas para novelas y periódicos suelen tener una legibilidad muy alta.

¿Sabemos para qué y para quién diseñamos?

Desde que comenzamos cualquier proyecto, debemos de tener claro que es lo que estamos diseñando y quien va a recibir el mensaje. Aunque en un principio pudiese parece obvio, es muy fácil dejarnos guiar por nuestro propio gusto olvidándonos del público al que se dirige el mensaje y sobre todo del tipo de mensaje que queremos transmitir.

Cuidado con las innovaciones.

En una vorágine de creatividad no es difícil dejarse llevar por la originalidad de algunas tipografías, pero siempre corremos el riesgo de obtener un pésimo resultado. Podemos probar y arriesgarnos, pero si no te termina de convencer… mejor volver a lo seguro.

Diseño consistente.

Asegúrate que las tipografías que elijas estén bien coordinadas entre si para evitar que el diseño no pierda su armonía.

También recuerda no utilizar demasiadas fuentes en tus diseños, generalmente dos suelen ser suficientes utilizando diferentes tamaños y colores, o bien aprovechando la utilidad de la diferenciación entre el texto de párrafo y los títulos.

Tipos de letra con espacio amplio.

Cuando leemos un texto grande nuestro cerebro intenta llenar los vacíos visuales entre las diversas formas que componen las fuentes, y esto hace que el tiempo que se tarda en reconocer letras, palabras y estructuras sea más lento, pero si utilizamos un espacio amplio con nuestros tipos ayudaremos al cerebro del lector a proceder lo más rápido que sus habilidades cognitivas le permitan.

El color.

Asegúrate siempre que el color que utilizas para las tipografías es el idóneo al contrastar con el fondo, al no perjudicar a su legibilidad y que además este color es acorde con resto del diseño.

En el enlace que dejo a continuación, podrás ver un video de 5 minutos de la plataforma de formación video2brain, perteneciente a LinkedIn, que justamente habla sobre el asunto que hoy he querido tratar, espero que lo disfrutes: Cómo elegir tipografías.